Cursos y campamentos de verano para niños y adolescentes en Francia

Cursos y campamentos de verano en Francia

Vivir la experiencia de realizar un curso de francés en verano en Francia es algo que permanece en la memoria durante toda la vida. La República de Francia cuenta con cerca de 67 millones de habitantes. Es precisamente su gran tamaño lo que hace de este país un lugar de lo más diverso e interesante. De norte a sur y de oeste a este, sus paisajes, acentos, gastronomía y costumbres son tan diferentes entre sí, que desde luego recomendamos recorrer Francia en su totalidad, pero esto nos llevaría meses…; dado que nuestros jóvenes alumnos sólo disponen de algunas semanas durante sus vacaciones escolares en verano para conocerla, hemos preparado una selección de los mejores lugares y programas pensados especialmente para los más jóvenes.

¿Qué os parece aprender francés y, al mismo tiempo, surfear en la costa oeste, recorrer el mar a bordo de un velero o disfrutar del paisaje a lomos de un caballo? Nuestro país vecino ofrece a sus visitantes un sinfín de sorpresas. Os invitamos a conocerlas este verano realizando un campamento de verano de francés en Francia.

¿Por qué hacer un campamento de verano en Francia?

Porque el choque cultural es mínimo con nuestros participantes españoles. Seguramente el factor que más incertidumbre genera a la hora de contratar un curso en el extranjero para nuestros hijos, es saber si se sabrán desenvolver e integrar con la cultura extranjera desde su llegada, o les costará varios días adaptarse cuando existen grandes diferencias entre ambas. Francia posee una fuerte e interesantísima identidad propia, pero es al mismo tiempo un país muy hospitalario que y comparte con España muchos rasgos culturales. Esto facilita enormemente nuestra integración y permite que disfrutemos de la estancia desde el primer minuto.

Por ejemplo, y por comprender la base de ambas culturas, de la misma forma que ocurre en España y fruto de las distintas civilizaciones que han habitado en el país a lo largo de los siglos, Francia cuenta con un rico legado patrimonial en excelente estado de conservación en su mayoría, que permite a quienes la visitan, realizar un viaje en el tiempo para trasladarse (por poner un ejemplo) a la edad dorada del Valle del Loira sin apenas esfuerzo, ya que sus castillos se mantienen intactos, incluso en su interior. Sus cuidadísimos jardines merecen capítulo aparte, estos oasis de naturaleza que parecen sacados de un cuento de hadas, le roban en muchas ocasiones el protagonismo al propio “Château”.

Por otro lado, la gastronomía francesa tiene un peso específico enorme en su cultura. En todo el país y sin entrar en detalle en platos típicos por regiones, podemos asegurar que quien realice un curso de verano en Francia comerá muy bien. Garantizado. Esto es así porque su alimentación se basa en los mismos ingredientes que la nuestra, la célebre dieta mediterránea.

Su clima es muy similar al nuestro, de forma que, aunque podamos necesitar alguna chaqueta en las tardes de verano sobre todo en el interior y norte del país, con exuberante vegetación además fruto de las lluvias invernales, la costa y el sur son grandes destinos vacacionales en verano tanto para los propios franceses como para visitantes de todo el mundo.

Su moneda es el euro, facilitando enormemente a las familias tanto la organización previa al viaje de los jóvenes a los campamentos de verano en Francia, como la propia estancia de los alumnos, eliminando la necesidad de intercambio de divisa, comisiones, o incluso el sobrecoste por el envío de dinero al alumno si fuera necesario.

No es necesario el uso de avión para viajar a Francia. Es más rápido y cómodo, por supuesto, pero no es imprescindible. Podemos visitarla fácilmente en tren o incluso en coche. De esta forma es posible organizar unas vacaciones familiares en Francia mientras nuestros hijos disfrutan de su curso de francés en verano.

¿Qué tipos de cursos y campamentos de verano en Francia puedo hacer?

Todos nuestros campamentos de verano en Francia son lo que llamamos cursos individuales. Esto implica que el alumno viaja por su cuenta y una vez en destino le recogen nuestros compañeros, y ya está todo completamente incluido y organizado. De esta forma, se obtienen dos ventajas frente a los programas en grupo. Por un lado, la flexibilidad para poder viajar a Francia dentro de un gran rango de fechas. Por otro lado, la inmersión en la cultura y el idioma es inmediata y completa desde el mismo momento de la llegada, facilitando además la interacción con el resto de alumnos de cualquier país del mundo.

En Francia ofrecemos cursos con alojamiento en residencia en París y el Valle del Loira. Ambos destinos son de visita obligatoria para los amantes de la cultura francesa. Los alumnos se alojan bajo el mismo techo y con pensión completa. Sus programas combinan las clases matinales de francés en escuela, con alumnos de distintas nacionalidades divididos por niveles de francés, con visitas, excursiones y actividades.

En la costa Oeste ofrecemos 3 programas con alojamiento en familias anfitrionas francesas, todos ellos con el océano Atlántico y la belleza de sus paisajes como punto en común. En primer lugar y de Norte a Sur, Saint-Malo, preciosa localidad de gran historia que emerge sobre una isla de granito en la Costa Esmeralda de la Bretaña. Los alumnos participantes pueden escoger entre combinar sus 15 clases de francés semanales con equitación, vela o multiactividades (visitas culturales, talleres de teatro, danza o cocina, etc). Los alumnos pueden conocer la región, a través de las excursiones de día completo que realiza el grupo cada semana.

En el centro nos encontramos con La Rochelle, de nuevo en la costa y con gran relevancia de los deportes acuáticos en su programa. En esta ocasión, podemos disfrutar al salir de clase de francés, de clases de catamarán y windsurf, multiactividad e incluso una travesía de hasta 5 días a bordo de un velero. De nuevo se incluyen excursiones y actividades para todo el grupo semanalmente.

Cerca de Burdeos y viajando hacia el País Vasco francés (y español en su vertiente sur), tenemos el fantástico programa en Arcachon. Esta vez es el surf el gran protagonista que enriquece el programa de aprendizaje del francés.

Por último, pero no menos importante, y para aquellos alumnos que quieran directamente sumergirse en la cultura francesa pero sin necesidad de tomar clases de francés, ofrecemos programas de inmersión con familias francesas. Este programa consiste en que el alumno desde su llegada, pasa a formar parte de la familia francesa y disfruta del día a día de sus vacaciones de verano en familia.

¿Para qué edades son recomendables nuestros cursos y campamentos de verano en Francia?

Al tratarse de programas individuales, recomendamos que los alumnos que realicen un programa de verano en Francia tengan entre 11 y 18 años.

Los programas con alojamiento en residencia, como por ejemplo el que se desarrolla en el Valle del Loira, son ideales para los más pequeños. En muchos casos incluso la escuela donde se imparten sus clases, ocupa el mismo lugar. Al tratarse de destinos en que todos los alumnos se alojan en un mismo edificio, es muy sencilla y estrecha su supervisión por parte de los profesores y monitores.

Para alumnos adolescentes de 13 años en adelante, cualquiera con alojamiento en familia es ideal. Son siempre destinos de tamaño medio, cómodos para desplazarse a la escuela desde su alojamiento y muy seguros.

En definitiva, Francia es un destino realmente seguro y acogedor para que los niños y adolescentes españoles aprendan francés, hagan amigos para toda la vida y se diviertan durante sus vacaciones.