Inmersión en familia irlandesa para jóvenes

En un mundo en que el inglés es cada vez más importante para la formación de nuestros jóvenes, los padres buscan cada vez más todo tipo de programas de inmersión total que permitan a las nuevas generaciones practicar sus habilidades lingüísticas mientras se sumergen por completo en un ambiente de habla inglesa.

Porque aprender inglés no significa necesariamente hacerlo en un ambiente académico, cada vez florecen más todo tipo de programas que permiten a los alumnos practicar su inglés día a día sin necesidad de recibir clases.

Uno de los ejemplos más populares de este tipo de programas sin clases, es el de Inmersión en Familia. Este programa, no sólo es ideal para aquellos alumnos que deseen mejorar sus habilidades lingüísticas, sino que supone toda una experiencia en la cultura y las tradiciones del país en que se realiza. Además de mejorar su inglés, este tipo de programa les permitirá abrir su mente a una nueva cultura y experimentar en primera persona las diferencias culturales entre España y el país que visitan. Se trata de una experiencia única, pues podrán integrarse por completo en una familia nativa y, a través de la convivencia diaria, conocer la cultura del país y practicar sus tradiciones y costumbres rutinarias.

Además, este tipo de programas aseguran que en la familia nativa habrá un niño de aproximadamente la misma edad que el alumno, lo que no sólo le permitirá empaparse de la vida familiar cotidiana, sino también hacer nuevos amigos de su edad muy fácilmente y vivir cada día las rutinas propias de la juventud nativa.

Irlanda, la bella “Isla Esmeralda”, es el país ideal para realizar un programa de Inmersión en Familia. País celta, imbuido de magia y leyendas de duendes y hadas, Irlanda es mucho más que un país de apasionantes tradiciones centenarias. Si algo ha caracterizado siempre a la población de este entrañable país, es su inmensa hospitalidad y la calidez de sus habitantes. Grandes amantes de los visitantes, para los irlandeses, a diferencia de otros países, el turista no es alguien de quien desconfiar, sino más bien un amigo que viene a visitar su casa durante unos días y al que no puede defraudar. Llamados los latinos del norte de Europa, los irlandeses son cálidos, divertidos, hospitalarios y muy amantes de su familia. Es por este motivo, que todo el que visita la Isla Esmeralda queda prendado de un país que se esfuerza en hacerte sentir como en casa desde el primer momento.

Comparado al resto del mundo, Irlanda es un país tranquilo y apacible. Con una historia que se remonta a miles de años antes de Cristo, el país se encuentra salpicado de tesoros arquitectónicos que la convierten en una auténtica delicia para los amantes de las culturas antiguas. Su enorme riqueza cultural se compone, además, de todo tipo de tesoros artísticos y literarios, ofreciendo numerosos ejemplos vivientes de autores, pintores, compositores y poetas.

Pero no toda su riqueza cultural se remonta a tiempos antiguos. Con una gran tradición musical que se mantiene viva en los pubs, que aún hoy ofrecen frecuentemente espectáculos de música en directo, las tierras irlandesas también han engendrado grandes artistas contemporáneos, muy famosos en la actualidad, como U2, Enya, The Corrs, Sinead O’Connor, the Cranberries y muchos más.

Pero Irlanda ofrece mucho más que cultura, historia y arte. Sumado a ello, ofrece unos espectaculares paisajes, muchos de ellos prácticamente vírgenes, que hacen las delicias de los amantes de la naturaleza. Impresionantes acantilados, innumerables ríos y lagos llenos de peces, extensos prados verdes, frondosos bosques y bellas colinas hacen de este país un lugar ideal para la práctica de todo tipo de actividades al aire libre que nuestros alumnos podrán disfrutar de la mano de sus familias anfitrionas.

Irlanda también conquistará a los amantes de los deportes, pues éstos ocupan una posición privilegiada entre las aficiones de los irlandeses. Entre sus pasiones se cuentan el rugby, el fútbol, el hockey, la equitación y el golf, pero también deportes típicamente irlandeses como el hurling, el fútbol gaélico o el camogie.

Ubicados en pueblos pequeños repartidos por toda la geografía irlandesa, desde Galway a Dublín, pasando por Kilkenny, Killarney, Wexford, Cork y muchos más, nuestros alumnos se sumergen en la auténtica cultura irlandesa, viviendo su vida cotidiana, compartiendo todas sus actividades y aficiones, comiendo los típicos “Irish breakfast”, los “Irish stew”, sus mil recetas de sopas, pero sin olvidar tampoco la comida moderna tan apreciada por los adolescentes.

Nuestros programas de inmersión en familias irlandesas

¿Tienes alguna duda?

Más información

Contacta con nosotros
Si quieres que te llamemos nosotros, déjanos tu número de teléfono
Enviando